Sistemas de Riego de Jardín y Huerto

Sistemas de Riego de Jardín y Huerto

¿Quieres tener el mejor sistema de riego de jardín? ¿Te preguntas que material de riego tienes que adquirir para regar tu jardín de una manera mas eficiente? Estas preguntas y muchos otros aspectos sobre el riego te las contestaremos mas abajo.

Para mantener el jardín se requiere dedicación y tiempo especialmente en lo tocante al riego, considerado un aspecto determinante para que tu jardín luzca esplendoroso.  Es bueno tomar en cuenta la mejor forma de regar y los sistemas más idóneos para mantener hidratadas las plantas.

A continuación vamos a hablarte de los productos indispensables para poder regar tu jardín. Además te explicaremos sobre los diferentes sistemas de riego para que puedas elegir el que vas se adapte a tus necesidades.

En muyjardin.com queremos que tu compra sea un éxito, por eso siempre te ofrecemos los productos de jardinería imprescindibles para tu jardín.

Materiales de Riego indispensables para tu jardín

Programador de riego

Es un dispositivo que se instala directamente a las electroválvulas o al grifo, salida de agua para que puedas programar el día, la hora y el tiempo de duración para el riego. 

Es muy útil cuando te ausentas de casa porque tienes garantizado que las plantas de tu jardín van a recibir el agua necesaria así no estés presente.

Se adapta a cualquier tipo de sistema de riego que tengas en tu jardín. Los hay en el mercado de marcas reconocidas y diferentes modelos para que elijas el que mejor cubra tus necesidades.

Además te ayudan a ahorrar hasta un 25% de agua, esto es una ventaja bien interesante.

No tienes que lidiar con grandes extensiones de mangueras.  El riego es uniforme y puedes agregar fertilizante en el caudal de agua para ganar tiempo y esfuerzo.

Mangueras de riego

Esta importante herramienta para el mantenimiento del jardín debe tener ciertas características que se ajusten a tus necesidades.  Mientras mayor longitud tenga la manguera menor será la presión, el diámetro interior también tiene su importancia: a mayor diámetro, mayor caudal de agua pero menor presión. Se recomienda un diámetro entre 15 y 25 mm.

Para pequeños jardines se recomienda el uso de mangueras entre 10 y 30 metros de longitud de cualquier material pero si es un jardín extenso se recomienda el uso de mangueras con dos capas y refuerzo interior.

Bombas de riego

Es un aparato que ofrece grandes ventajas para mantener óptimo tu jardín.  Es una máquina que transforma la energía y la aplica al movimiento del agua

Se adapta fácilmente al jardín doméstico y es maravillosa para regar jardines, huertos y cultivos.

A través de su motor eléctrico se transmite la energía para que el agua fluya hacia el exterior, el impulsor gira y con cada revolución las paletas descargan agua.

El flujo de agua se hace continuo a medida que se acelera la velocidad de la bomba.

Viene equipada con filtros que permiten la limpieza del agua. La distribución del riego se hace uniforme

Aspersores

Son dispositivos que se utilizan en la jardinería para regar las plantas ya que están fabricados con dispositivos que lanzan agua pulverizada a la atmósfera a través de un brazo con varias boquillas en su extremo y alcanzan una distancia mayor a los 5 metros.

El riego con aspersores se hace óptimo porque ayudan a ahorrar agua y las plantas quedan bien hidratadas y además cada uno tiene su propio diseño, alcance y función de forma que selecciones el que más se ajuste a tu necesidad.

Difusores

Son dispositivos de riego emisores que se caracterizan por distribuir el agua en forma de gotas o pequeños chorros  de manera fija porque no poseen elementos móviles. Se usan con frecuencia en espacios estrechos donde hay macizos de flores y arbustos.

El alcance de los difusores no excede de 6 metros, esto se regula con un tornillo que poseen en la parte alta de la tobera para reducir el alcance de riego.

Otro aspecto es la regulación del arco de riego que se realiza a través del cambio de la tobera, llegando a obtener un arco de hasta 360°

Electroválvulas de riego

Es un elemento fundamental para el riego por medio de circuitos que regulan el flujo de todo tipo de líquidos especialmente de agua.

Son reconocidas en el mercado por las múltiples aplicaciones en el campo de la agricultura y cuidados del jardín.

Las electroválvulas son diseñadas con posiciones de abierto y cerrado. Tienen dos partes básicas: el solenoide que convierte la energía eléctrica en mecánica en algunos modelos acciona la válvula. 

En otros modelos se observan dos solenoides que hacen los movimientos de apertura y cierre.   

¿Qué es un sistema de riego?

Es muy importante que tengas conocimiento acerca del sistema de riego para tu jardín.  No es nada complicado, es una técnica para ayudarte a regar el jardín sin desperdiciar el agua tomando en cuenta que debemos hacer uso sostenible del agua. Con el sistema de riego automático no tienes que estar en el sitio cuando quieras regar.

Con el sistema de riego tienes la oportunidad de dividir las zonas donde quieres regar considerando el tipo de plantas, especies, condiciones y necesidades hídricas de cada una.

De este modo tendrás también la posibilidad de aplicar la presión y cantidad de agua que más le convenga a tus plantas.

Cómo elegir un sistema de riego para tu jardín

Hay ciertas observaciones que te van a servir cuando quieras elegir un sistema de riesgo para tu jardín:

  • Tipo de Jardín
  • Tamaño
  • Necesidades de riego para los diferentes tipos de plantas
  • Calidad del agua
  • Condiciones del clima
  • Tipo de terreno

Existen varios tipos de sistemas de riego para el jardín los cuales con el tiempo y el avance de la tecnología se han adaptado a los espacios pequeños como aquellos de grandes dimensiones.

Los sistemas de riego en su gran mayoría buscan reducir el consumo de agua sin dejar de ser eficientes.

Tipos de riego en el huerto o jardín

Riego por goteo.

Este es uno de los riego en huerto más utilizados,  ya que nos permite colocar un sistema llamado programador de riego que permite dosificar el agua que se desee aportar en el cultivo de acuerdo al ciclo vegetativo de la planta y la época del año, para que se mantenga en todo momento la humedad ideal.

Este sistema esta compuesto por mangueras con goteros interlineados que van dejando caer una mínima cantidad de agua pero de manera constante.

Una de las ventajas que brinda el riego por goteo es que no perderemos tiempo a diario para regar nuestro huerto, además es una forma de usar el agua eficientemente, sin desperdiciarla.

Adicionalmente, con este riego se evita la aparición de enfermedades ocasionadas por hongos, debido a que únicamente se humedecerá sus raíces, y no mojará sus hojas, ni el resto de la planta.

En el siguiente video puedes ver cómo instalar un sistema de riego por goteo:

Riego subterráneo.

Son cañerías perforadas enterradas a una profundidad entre 5 y 50 centímetros.  Esto va a depender del tipo de suelo si es arenoso o arcilloso.  No se observa a simple vista ya que al estar enterrada la cañería el riego llega directamente a las raíces de las plantas.

Riego a través de cintas de exudación.

Este tipo de riego en huerto aporta agua a nuestro cultivo de forma continua y permanente mediante un sistema de tubos porosos que exudan agua a lo largo de su longitud y por parte y por toda la superficie del huerto. Además del ahorro de agua, este sistema ofrece otras ventajas, como que los tubos se pueden enterrar, logrando así una mejor apariencia estética del huerto.

Riego por aspersión.

Este sistema de riego es un poco más complejo que el de goteo. Como su nombre lo indica se basa en una aspersión de agua, a través de aparatos de aspersión muy fáciles de instalar, que reproducen el riego uniforme como el de la lluvia. 

También existe el sistema de microaspersión, el cual es una variante del riego por aspersión que como su nombre lo refleja tiene la particularidad de ser de menor tamaño. En ellas las cortinas de agua que se expulsan por los aspersores no tienen un alcance tan grande, por lo que se emplea menos agua para su funcionamiento. Este tipo de riego es ideal para un huerto.

Sin embargo estos riegos en huerto tiene la desventaja que al ser unos sistemas que precipita agua no solo se moja el suelo, sino que además los tallos y hojas de las plantas se mojaran lo que hará que las infecciones por bacterias y hongos sean más comunes a ocurrir, si estamos alertas podemos instalar estos sistemas sin ningún tipo de problemas.

Riego por difusores

Se utiliza en superficies más pequeñas. Tiene  un alcance de 3 a 7 metros.  No es rotatorio, moja un arco de riego que se regula desde la boca de salida del agua.

Riego con manguera.

El riego con manguera es la forma más utilizada en los huertos pequeños como los urbanos o escolares. Como ventaja se puede mencionar que no necesita de ningún tipo de instalación, sin embargo su mayor inconveniente, es que tendremos que dedicar más tiempo al riego diario.

Sin duda, si te decides a regar con manguera te vendrá bien alguna pistola de riego para manguera de agua con la que facilitarte el trabajo. Estas pistolas normalmente traen un modo ducha que hace que el agua no dañe la tierra al regar.

Con este método debemos estar pendientes de no dejar la manguera abierta y que se nos inunde el huerto. Además de que con el riego con manguera no podremos regar bien el suelo, por lo general se moja la parte superficial del suelo, pero la parte más profunda como las raíces están secas.

Podemos decir que no existe un sistema perfecto o ideal solo debes escoger el que más se adapte a las necesidades de tu huerto y a tu presupuesto.

Riego por inundación

Es una técnica que se utiliza en especial cuando tenemos un huerto organizado mediante surcos o bancales, con ella se ofrece balance hídrico escaso y desequilibrado a nuestro cultivo.

En definitiva, el riego por inundación quiere decir que se inunda completamente los surcos o bancales en lo que hemos distribuido nuestros cultivos, por lo que se ofrece una cantidad excesiva de agua por unos días y otros no tendrán agua.

Por consiguiente, este desequilibrio temporal en el aporte de agua no es beneficioso para nuestro huerto, asimismo con el tiempo se provocará apelmazamiento de la tierra, y la evaporación será muy rápida, la tierra perderá potencial y la capacidad para cultivarse en ella.

Es una técnica de riego antigua que poco poco va quedando en desuso, ya que se desperdicia muchísima agua.

Sistemas de riego automatizados

Son aquellos que se valen de la tecnología para optimizar las tareas de riego con la ayuda de programadores y electroválvulas.

Cómo elegir el riego para tu huerto

Uno de los aspectos más importantes para mantener en excelentes condiciones tu huerto, es la forma adecuada de riego. Te invitamos a conocer junto a nosotros los distintos tipos de riego en huerto, así como la cantidad y frecuencia del mismo.

Inicialmente debes saber que el riego es una técnica que se relaciona estrechamente con las propiedades naturales de cada planta o especie, por lo que es importante que se conozca a profundidad las necesidades de la planta que se esté cultivando.

Sigue leyendo esta guía te daremos información para que logres un riego óptimo de tu huerto. 

¿Cuánto riego necesita mi huerto?

La necesidad de agua va a depender de los cultivos que se tenga, sin embargo de forma general podemos recomendar que es importante que el suelo no esté seco en ningún momento pero tampoco debe estar empapado. En la tierra siempre debe haber un grado de humedad.

Además podemos decir que aunque no existe una regla general en cuanto a la cantidad de agua que necesita una planta, se puede decir que según su naturaleza se pueden establecer algunos parámetros. Como que los vegetales de hojas anchas y los jugosos suelen requerir aportes de agua abundantes y regulares, aproximadamente 2 litros por planta.

Los vegetales de frutos carnosos necesitan un riego regular una vez formados los frutos, así como riegos abundantes después de la recolección. Los vegetales de frutos u hojas que guardamos durante un período de tiempo variable antes de consumirlos, como los ajos, cebollas o algunas plantas medicinales, no requerirán de mucho riegos.

Las plantas cultivadas en macetas sufren la evaporación, porque es mayor el recalentamiento del sol, se requiere riegos más frecuentes. En cuanto a la profundidad, cuanto menos profunda sea la tierra, o más pequeña sea la maceta o mesa de cultivo, con más frecuencia debemos regarla.

Riego según el tipo de suelo

Las condiciones del medio ambiente y del clima afectan el crecimiento de las plantas y también al grado de humedad del suelo:

  • Suelo arenoso retiene poco la humedad, por lo que se debe regar con mayor frecuencia.
  • Suelo arcilloso retiene bien la humedad. Se debe tener cuidado con las cantidades ya que tiende al encharcamiento.
  • La utilización de abonos y material orgánico retiene de forma eficaz los niveles óptimos de humedad, por lo que se puede agregar en tierras arenosas como arcillosas.

Riego de acuerdo a la estación climática

Dependiendo de la estación en la que estemos y el clima de cada región tendremos unas necesidades de riego diferentes:

Primavera se debe regar una o dos veces al día, obviamente depende del tipo de cultivo. En esta estación es conveniente regar en horas de la tarde, para evitar pérdidas de agua innecesarias en las horas de más sol, además de posibles quemaduras en las hojas.
Verano el riego debe hacerse de dos a tres veces al día, el más abundante se debe realizar al atardecer, por las mismas razones que en el caso anterior.
Otoño con regar una vez al día es suficiente, aunque se debe tener en cuenta las necesidades propias de cada planta. Será mejor realizar el riego al amanecer, debido a que de este modo evitaremos las heladas, que pueden causar daños irreversibles para nuestro cultivo.
Invierno tan una vez al día, realizándolo al amanecer.

Todos estos factores dependerán del clima donde te encuentres y del rango de temperaturas de cada época dependiendo de tu región.

¿Se puede regar el huerto con agua del grifo?

No hay ningún inconveniente que se emplee agua del grifo para regar nuestro huerto, solo se debe estar atentos a la calidad de ella, ya que la mayoría tienen altas concentraciones de cloro que pueden dañar las plantas.

Además que contienen niveles no deseados de sedimentos, tierra, óxido y sustancias que en el tiempo se acumulan en el sustrato y terminan por interferir en el correcto crecimiento y salud de nuestras plantas.

Una manera práctica de reducir la concentración de cloro en el agua consiste en dejarla reposar mínimo de 24 horas en un cubo sin tapa. El cloro es un aditivo gaseoso que se evapora, y aunque no desparecerá del todo, reducirá mucho su concentración.

Si el agua de grifo contiene otros tóxicos que pueden dañar tus plantas, será oportuno instalar un sistema de filtro y tratamiento del agua.

Como bien sabemos cada planta tiene necesidades específicas, por ello es primordial conocer a profundidad la naturaleza de cada una de ellas, para así poder decidir qué tipo de riego le puede funcionar mejor, definitivamente el sistema que escojamos repercutirá de forma directa en la vida de nuestro cultivo.

Esperamos que esta información sobre el riego en huerto te resulte útil para mantenerlo en perfecto estado y disfrutar así los beneficios que traen cultivar tus propias plantas.